Brookies

¿Y tu qué prefieres, brownie o cookies? ¿A que te cuesta elegir uno de los dos?
Pues pongamos los dos juntos, así nos ahorramos tomar esa decisión.


La receta no es cosa mía, pero no tengo ni idea de donde ha salido, solo sé que es espectacular.
Seguramente la persona que puso por primera vez estas dos delicias juntas tenía la misma duda que yo....¿Que horneo hoy?


No hay una receta de referencia, solo vi una foto en Pinterest y usé mi receta favorita de brownie con mi receta favorita de cookies y...!!TACHÁN!!
!Alucinante!


Ingredientes: (molde de 25 cm x 25 cm)

Para la masa de cookies
  • 280 gr de harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 y ½ cucharadita de harina fina de maíz (maicena)
  • ½ cucharadita de sal
  • 170 gr de mantequilla sin sal
  • 135 gr de azúcar moreno
  • 100 gr de azúcar
  • 1 huevo + una yema
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla
  • 100 gr de pepitas de chocolate
Para el brownie
  • 120 gr de mantequilla sin sal
  • 115 gr de chocolate fondant
  • 150 gr de azúcar
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 pizca de sal
  • 2 huevos
  • 60 gr de harina

Elaboración:

Vamos a comenzar por la masa de las cookies que requiere su reposo.

En un bol tamizamos la harina con el bicarbonato, la harina fina de maíz y la sal. Reservamos.


En otro bol fundimos al microondas la mantequilla. Una vez fundida le añadimos los dos azucares y batimos.
Agregamos ahora el huevo y la yema mientras batimos, añadimos la esencia de vainilla y batimos de nuevo.


Incorporamos la harina y, con una espátula, mezclamos hasta obtener una masa uniforme.
Agregamos 100 gr de las pepitas de chocolate y las integramos en la masa, los otros 20 gr los reservamos.


Dejamos reposar la masa uno 5 minutos para que la mantequilla solidifique un poco y, pasado este tiempo, con las manos extendemos la masa de las galletas sobre un papel de horno, dejándola con un grosor de 1 cm aproximadamente.
Yo la extendí al tamaño exacto que tiene mi molde, pero puedes simplemente extenderla toda y después cortar lo que te sobre.


Envolvemos en film y dejamos reposar, mínimo, 2 horas en la nevera.

Casi pasadas las dos horas de reposo de la masa de galletas vamos a comenzar nuestra masa para el brownie.

Forramos nuestro molde con papel de horno y precalentamos el horno a 180º.


Fundimos el chocolate con la mantequilla en el microondas.
Agregamos el azúcar, la esencia y la sal, batimos.
Añadimos ahora los huevos uno a uno sin parar de batir.


Tamizamos la harina y la incorporamos a la masa con una espátula, vertemos en el molde y alisamos la superficie.


Sacamos la plancha de masa de cookies de la nevera, retiramos el film y el papel de hornear y la colocamos encima de la masa de brownie presionando ligeramente.
Si te sobra masa, bueno, es masa de galletas, ya sabes que hacer con ella, bolitas de unos 3 cm de diámetro y 10 minutos al horno, si salen demasiado abultadas aplastadlas un poco nada mas sacarlas ;)


Horneamos de 30 a 35 minutos, el mío ha estado menos y ha salido muy cremoso, si también lo prefieres así, déjalo menos tiempo.
Podemos pinchar para ver si esta hecho, pero en este caso, si el palito ligeramente manchado no es un inconveniente ya que el brownie debe quedar algo cremoso (mmm...babas)
Después de este tiempo de horneado la masa de galletas aún estará blandita, no os preocupéis, es normal, cuando se enfríe endurecerá.

Dejamos enfriar completamente, desmoldamos, cortamos y engullimos.


No os perdáis la entrevista que me han hecho en blog de Cocinista



Besos

Paris-Brest

"Bonjour!
Bienvenue à la petite pâtisserie Sweet Mania."
Nooo...no voy a hacer una entrada en francés, mas que nada porque no tengo ni idea :P
Esta bienvenida tan a la francesa es por la receta, os traigo los famosos Paris-Brest, todo un clásico de la repostería.


Verdad que son bonitos ^_^
Pues ya veréis cuando los probéis.........mmmmm, masa choux rellena de crème au beurre de praliné.


Este postre fue creado a finales del siglo XIX por el pastelero Louis Durand, de Maisons-Laffitte, para la celebración de la copa ciclista Paris-Brest-Paris. El resultado es un postre sin igual que permanece por su creatividad y sabor.

Está hecho a base de pasta choux, la misma de los profiteroles y de los éclairs, a la que se da forma de rueda (de bici, en honor a la carrera) y rellena con una créme au beurre, tradicionalmente, de praliné, aunque ya hay muchas variantes y se puede encontrar Paris-Brest rellenos con cualquier sabor.


Bueno, la receta es laboriosa pero no es complicada, así que animaros a probar que nos os vais a arrepentir.
Yo uso avellanas para decorar y praliné de avellanas para el relleno porque los tengo mas a mano pero podéis cambiarlo por almendras sin ninguna duda.



Vamos a ambientarnos para hacer esta receta:


Ingredientes:
Para la pasta choux
125 gr de harina
4 huevos
225 ml de agua
60 gr de mantequilla sin sal
½ cucharadita de sal
1 huevo batido con una pizca de sal
Para la créme au beurre
3 yemas de huevo
225 gr de azúcar
3 cucharadas de agua
250 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
2 cucharadas de praliné de avellanas
Además
100 gr de avellanas
Azúcar glass para decorar

Elaboración:

Lo primero que vamos a hacer son los diversos preparativos.
Precalentamos el horno a 200º y repartimos las avellanas sobre la bandeja de horno forrada con papel para hornear.
Horneamos durante 10 minutos agitando de vez en cuando la bandeja para girar las avellanas.
Una vez horneadas las dejamos enfriar unos minutos, lo justo para no quemarnos, y las frotamos una contra otra en las manos para quitar la mayor cantidad de piel posible (tampoco hace falta que queden perfectas)


La mitad, es decir, 50 gr, lo molemos en el procesador de alimentos o molinillo de café hasta obtener una pasta. Reservamos.


La otra mitad la metemos en una bolsitas para congelar y las trituramos con el rodillo, no hace falta que queden hechas polvo, pero tampoco que sean trozos excesivamente grandes. También las reservamos.


Tomamos un trozo de papel para hornear y con ayuda de un cortador de galletas, un vaso o cualquier cosa circular, vamos haciendo círculos de unos 8-9 cm con un lápiz, esto nos facilitará la tarea a la hora de dibujar los Paris-Brest con la manga.
Le damos la vuelta para que el lápiz no entre en contacto con la pasta choux y listo.
Si vuestra bandeja es negra podéis poner unas hojas de papel debajo para verlas lineas mas claramente pero no olvidéis quitarlas a antes de hornear.


Para la pasta choux precalentamos el horno a 190º, tamizamos la harina y preparamos los huevos para no tener que mientras preparamos la masa.

Ponemos el agua, la mantequilla y la sal en un cazo, preferentemente con el fondo grueso para que no se pegue demasiado, y lo llevamos a ebullición a fuego medio.
Cuando rompa a hervir añadimos de golpe, sin quitar del calor y sin dejar de batir, la harina.
Una vez que la pasta parezca puré de patatas cambiamos las varillas por una cuchara de madera o espátula y seguimos moviendo hasta que tengamos una pasta lisa, homogénea y que se despegue limpiamente de las paredes, esto tarda entre 2 y 3 minutos.


Ahora hay dos caminos a seguir, a mano o a maquina.
Pasamos la pasta al bol del robot de cocina, o simplemente retiramos el cazo del fuego si seguimos a mano.
Sin dejar que se enfríe, añadimos los huevos uno a uno, sin dejar de batir y no añadiremos el siguiente huevo hasta que el anterior no este completamente integrado en la pasta, esto es muy importante.
Por momentos, cuando añadimos cada huevo, la masa parece que se corta, pero eso es normal, seguimos batiendo.
La pasta debe quedar suave, lisa y que al levantarla con una cuchara cuelge un poco y se parta.


Pasamos la pasta choux a una manga pastelera y seguimos los círculos que habíamos dejado dibujados en nuestro papel de horno.
Pintamos ligeramente con el huevo batido con sal y espolvoreamos con las avellanas trituradas con el rodillo.


Horneamos a 190º durante 25 minutos, dejando la puerta del horno entreabierta los últimos 5 minutos.
Deben quedar dorados y crujientes.
Una vez horneados los dejamos enfriar sobre una rejilla.


Mientras se enfrían vamos a hacer la créme au beurre.

En un bol batimos las yemas de huevo hasta que tripliquen su tamaño y queden blanquecinas y cremosas. Reservamos.


Ponemos el azúcar y el agua en un cacito, llevamos a ebullición. Cuando comience a burbujear pasamos una brocha de cocina humedecida por los bordes del sirope para que todo el azúcar que hay pegado también se disuelva y no comienza a cristalizar.

Cuando el sirope alcance los 121º (punto de bola blanda) lo añadimos en forma de hila o las yemas sin dejar de batir.


Seguimos batiendo hasta que se enfrié, unos 10 minutos.
Una vez alcance temperatura ambiente vamos añadiendo trocito a trocito la mantequilla, también sin dejar de batir.
Cuando la mantequilla este totalmente integrada añadimos la pasta de avellanas y el praliné y batimos nuevamente hasta que se incorporen.


Pasamos la créme au beurre a una manga pastelera y reservamos.

Cortamos nuestro Paris-Brest lo mas centrado posible y cubrimos cada base con nuestra crema.


Cerramos con su tapa y espolvoreamos con azúcar glass.


Los adoro!! Son una delicia!
Y os aseguro que vosotr@s pensareis los mismo en cuanto los probéis ;)



Au revoir mes amis!
Bisous
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...