Layer cake de almendra y orange curd

Hoy traigo una layer cake!!
No, nono, no así no....Hoy os traigo una DELICIOSISÍÍÍÍÍSIMA layer cake!!


Una layer cake de almendras bañada con almíbar de Amaretto rellena de orange curd y frosting de mascarpone a la vainilla


Con estos sabores, como para no estar deliciosa!!!
Estoy deliciosa hasta yo si me pones esos ingredientes XDD


Yo la he hecho al desnudo pero si la queréis cubrir entera con el frosting solo tenéis que doblar la cantidad de ingredientes de este y creo que tendréis suficiente (a no ser que le pongáis 5 cm de frosting claro :/ )


Ingredientes: (para un molde de 16 cm)

Para el orange curd
  • 3 yemas de huevo
  • 45 gr de azúcar
  • Ralladura de media naranja
  • 30 ml de zumo de naranja
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • Pizca de sal
  • 60 gr de mantequilla sin sal, fría y cortada en dados
Para el almíbar de Amaretto
  • 300 ml de agua
  • 150 gr de azúcar
  • 4 cucharadas de Amaretto
Para el bizcocho de almendras
  • 3 huevos (separando la clara de la yema)
  • 120 gr de azúcar
  • 110 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 80 gr de harina
  • 1 cucharadita de polvos para hornear (tipo Royal)
  • Pizca de sal
  • 90 gr de almendra molida
  • 1 cucharada de leche
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
Para el frosting de mascarpone
  • 115 gr de mascarpone
  • 120 gr de nata para montar (40% o mas si es posible)
  • Media vaina de vainilla
  • 30 gr de azúcar glass

Elaboración:

Primero haremos el orange curd que necesita un tiempo de refrigerado para obtener la textura ideal.
Para ello rallamos media naranja, esa misma naranja la exprimimos hasta obtener los 30 ml de zumo y, también, exprimimos un limón para tener esa cucharada de zumo que necesitamos.


En cazo ponemos las yemas con el azúcar, los dos zumos y la ralladura de naranja.
Lo ponemos a fuego medio, moviendo constantemente, hasta que cuaje (unos 8 o 10 minutos) y lo dejamos un par de minutos mas, pero siempre moviendo para que no se pegue.
Retiramos del fuego y añadimos la mantequilla fría cortada en dados, movemos hasta que se disuelvan totalmente.


Pasamos a un bol y cubrimos con film de tal manera que este toque la superficie de la crema, asi evitaremos que se forme costra.
Refrigeramos, al menos, 2 horas.


Y esta será la maravilla que obtendremos...a que tiene una pinta genial!


Ahora vamos con el almíbar.
En un cazo ponemos el agua, el azúcar y el Amaretto, lo ponemos al fuego, esperamos que hierva y retiramos del calor.


Dejamos enfriar completamente antes de usarlo.

NOTA: Yo lo he hecho así (dejando que hierva un rato) para evaporar el alcohol del Amaretto ya que mi hijo también comerá de la tarta, pero si no van a comer niños añade el Amaretto cuando ya hayas quitado el almíbar del fuego, el sabor será mucho mas intenso.

Toca el turno al bizcocho!

Precalentamos el horno a 180º y forramos y/o encamisamos nuestro molde, yo usé dos de 16 cm.

En un bol batimos las yemas de huevo con el azúcar hasta que doblen de tamaño.
Añadimos la mantequilla y seguimos batiendo hasta integrarla.


Agregamos, tamizando la harina, los polvos para hornear tamizados, la sal y la almendra molida.


Añadimos también la leche y la esencia de vainilla. Batimos hasta tener una masa homogénea


En otro bol batimos las claras de huevo a punto de nieve.
Añadimos la masa de bizcocho a las claras montadas y mezclamos bien con una espátula, con tranquilidad para que las claras no bajen demasiado.


Repartimos la masa en nuestros moldes y horneamos a 180º durante 20 minutos.


NOTA: Si horneáis toda la masa en un solo molde el tiempo de horneado será mayor.

Una vez horneados, desmoldamos y los dejamos enfriar sobre una rejilla.

Para hacer el frosting abrimos por la mitad la vaina de vainilla y con un cuchillo le sacamos las semillas.
En el bol de la batidora ponemos la nata, el mascarpone y las semillas de vainilla, batimos hasta que haya ligado bien la nata y el mascarpone.
Añadimos el azúcar glass tamizando y volvemos a batir hasta que forme picos blandos.


Pasamos a la manga pastelera y reservamos.

Vamos a montar la tarta!

Ponemos un pegote de frosting en el centro del plato o stand donde vayamos a servir, asi evitaremos que se mueva.
Colocamos nuestro primer bizcocho, yo corte un poco de la parte superior para nivelar, y lo pintamos con el almíbar de Amaretto.


Hacemos una “barrera” en el bizcocho con el frosting de mascarpone y el centro lo rellenamos con el orange curd.


Pintamos con almíbar el siguiente bizcocho, lo colocamos en su sitio, bien centradito, y lo rematamos con una capa de frosting de mascarpone.

Decoramos a gusto, yo usé unas galletas amaretti picadas, una rodaja de naranja y unas hojitas de menta

Y lista!
Os apetece un trozo??


NO OS VAYÁIS AÚN!!!
Que hay mas...
A partir de esta tarde, exactamente, a las 17:00 comienza un sorteo en la pagina de facebook de Sweet Mania en el que podréis ganar una maquina de hacer palomitas como esta.


Esta maquinita es una manera saludable de comer palomitas ya que no requiere grasa.
se calienta por medio de un ventilador, que impulsa el aire caliente desde abajo hacia la fuente de las palomitas.
En cuanto los granos de maíz revientan y se hinchan, las palomitas brotan del aparato.
Las palomitas preparadas de esta manera no contienen grasa y por lo tanto son bajas en calorías.

(que conste que no se quien es el niño del final del vídeo que asiente todo el rato jajajjaajaaaa)

Así que ya sabéis, a partir de esta tarde podéis inscribiros en el sorteo :)


Besos

Ispahan macarons (rosa, lichi y frambuesa)

Estos deliciosos macarons están basados en una receta del grandísimo Pierre Hermé


Son una autentica maravilla, el aroma de las rosas, el dulzor de los lichis y la acidez de la frambuesa hacen de estos macarons un orgasmo para el paladar.


Mientras les hacía las fotos me comí como la mitad de los macarons que hice y la otra mitad la lleve al trabajo donde me han dicho que son unos de los mejores macarons, mas distinguidos y delicados, que he hecho hasta ahora.


Y estoy totalmente de acuerdo con ellos :)


Os cuento como los hice...

Ingredientes: (+/- 20 o 25 macarons, depende del tamaño que hagamos)

Gelatina de frambuesas
  • 100 gr de frambuesas frescas o congeladas (previamente descongeladas)
  • 10 gr de azúcar
  • 1 hoja de gelatina (2 gramos)
Relleno de lichis
  • 100 gr de chocolate blanco
  • 30 gr de nata para montar
  • 60 gr de lichis en almíbar escurridos
Macarons
  • 75 gr de almendra molida
  • 75 gr de azúcar glass
  • 27 gr de claras de huevo
  • 1 cucharadita y ½ de pasta de rosas
  • 75 gr de azúcar
  • 20 gr de agua
  • 27 gr de claras de huevo
  • Pizca de sal
Elaboración:

Primero haremos la gelatina.
Dejamos en remojo en agua fría la hoja de gelatina
Ponemos las frambuesas, limpias y secas, en el procesador de alimentos y haremos puré de ellas.
Calentamos en un cazo el puré de frambuesas junto con el azúcar hasta que alcance, mas o menos, los 45º
Disolvemos la gelatina en el puré de frambuesas caliente y lo vertemos en un recipiente plano.


Dejamos que la gelatina se enfríe, a temperatura ambiente, durante una hora. Cuando ya este fría la ponemos durante 1 hora en el congelador.
Pasado este tiempo cortamos la gelatina en cuadraditos de aproximadamente 1 cm por 1 cm y la volvemos a dejar en el congelador hasta que los vayamos a usar.


Para el relleno vamos a hacer un puré de lichis, pero antes los debemos secar lo máximo posible, porque sino el puré nos va a quedar muy aguado, yo incluso los escurrí apretándolos con las manos.
Procesamos los lichis hasta tener un puré, si aún así nos queda mucho caldo los volvemos a colar.


En un cazo ponemos el chocolate blanco y la nata y los calentamos hasta que el chocolate se haya fundido totalmente. Mucho cuidado porque el chocolate blanco se quema muy rápido.
Añadimos ahora el puré de lichis y mezclamos bien.


Cubrimos con film y dejamos enfriar en la nevera hasta que espese (yo lo hice de un día para otro).

Ahora los macarons!!

Tamizamos la harina de almendra con el azúcar glass.
Añadimos los primeros 27 gr de clara de huevo y la pasta de rosas y mezclamos todo hasta tener una especie de mazapán. Reservamos.


Ponemos la segunda tanda de claras de huevo junto con la pizca de sal en la batidora, pero aún no batimos.
En un cazo ponemos al fuego el agua y el azúcar, cuando el agua empiece a burbujear pasamos por los bordes del agua una brocha de cocina humedecida en agua fría, esto evitara la cristalización del azúcar.


Cuando el agua alcance la temperatura de 110º ponemos en marcha nuestra batidora para que monte las claras a punto de nieve mientras nosotros seguimos calentando el almíbar.
Una vez el almíbar llegue a los 118º lo añadimos en forma de hilo a las claras montadas son dejar de batir.
Seguimos batiendo durante unos 10 minutos mas hasta que el merengue este a temperatura ambiente.


Añadimos el merengue a nuestro mazapán y lo mezclamos con movimientos envolventes hasta que nuestra masa este homogénea, lisa y brillante.
La masa estará en su punto cuando al levantar la espátula la masa caiga en forma de cinta.


Pasamos la masa a una manga pastelera y hacemos macarons de unos 3 cm de diámetro sobre una alfombrilla para macarons, tapete de silicona o la bandeja forrada de papel de horno, dejando un par de centímetro de distancia entre uno y otro.
Dejamos reposar durante 30 minutos o hasta que al tocarlos la superficie ya no esté pegajosa.
Mientras tanto precalentamos el horno a 160º

Pasado el tiempo de reposo y comprobado que están secos. Horneamos los macarons durante 18 minutos.

Una vez horneados los dejamos enfriar completamente antes de rellenarlos.

Para el relleno ponemos un poco de crema de lichis en el macaron y un trocito de gelatina de frambuesa en el centro.


Dejamos reposar los macarons rellenos durante 24 horas en la nevera en un envase hermético antes de consumirlos, esto es importante para que los macarons absorban la humedad del relleno y consigan la textura que deben tener.

Y listos!!!


Tienen su trabajo pero os digo que merecen la pena... están de muerte lenta!!!

Besos
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...