Angel Food Cupcakes (Nubes de primavera)

Ya es primavera!
Por tanto se acerca el día de Pascua así que he decidido darle un aire temático a estos cupcakes.


Cuando mi hijo me preguntó de que eran los cupcakes le dije que eran de “Nubes de primavera”, no lo entendió muy bien pero no me preguntó nada mas, cuando le dio el primer bocado vino corriendo a decirme que ya lo entendía, que parecía que estaba comiendo una nube...y es que estos cupcakes son taaan tiernos, taan esponjosos y con un sabor tan fresco que parece que tengas la primavera en el paladar.


Pero claro, que el Angel Food es tierno y delicioso ya lo sabemos, pero con el añadido del sabor a flores de saúco y naranja pasa de comida de ángeles a comida de dioses XDD


El sirope concentrado de flores de saúco lo compré en Ikea, pero podéis usar la esencia que mas os guste.


Vamos con la receta

Ingredientes: (12 cupcakes)

Para el Angel food
  • 50 gr de azúcar (si tenéis azúcar caster mejor)
  • 60 gr de harina
  • Pizca de sal
  • 3 claras de huevo a temperatura ambiente
  • ½ cucharadita de cremor tártaro (opcional)
  • 1 cucharada y ¼ de agua caliente (caliente, no hirviendo)
  • 4 cucharadas de sirope de flor de saúco (Podéis encontrarlo en Ikea)
  • 1 cucharadita de ralladura de naranja
Para el frosting
  • 180 ml de nata
  • 60 gr de azúcar glass
  • 85 gr de queso cremoso, yo usé mascarpone, a temperatura ambiente
  • 2 cucharadas de sirope de flor de saúco (o la que hayamos usado para el Angel Food)
Para decorar
  • Huevos de chocolate

Elaboración:

Si estamos usando azúcar blanca normal la ponemos en el procesador de alimentos y la molemos durante unos minutos para que sea mas fina. Este paso es opcional, pero recomendable.


Precalentamos el horno a 180º y preparamos nuestras capsulas.

Tamizamos la harina con la mitad del azúcar y la sal. Reservamos.

En un bol amplio ponemos las claras de huevo,el agua, el sirope de flor de saúco o esencia que queráis usar y el cremor tártaro, batimos hasta formar picos suaves.
Añadimos la mitad restante del azúcar y seguimos batiendo hasta que las claras estén completamente montadas.
Añadimos la mezcla de la harina y la ralladura de naranja, con una espátula, con movimientos muy suaves y envolventes incorporamos la harina y ralladura a la masa hasta que quede uniforme y sin grumos.


Pasamos la masa a nuestras capsulas, podemos llenarlas enteras, pues subirá un poco pero volverán a bajar, y horneamos durante 16/18 minutos.
Una vez fuera del horno los pasamos a una rejilla para que se enfríen pero los colocaremos bocabajo para evitar que el angel food baje.


Mientras tanto vamos a preparar el frosting.
Tamizamos el azúcar glass encima de la nata y la batimos hasta formar picos suaves, añadimos el queso cremoso y el sirope de flor de saúco y batimos hasta que tenga la consistencia ideal para la manga.


Pasamos el frosting a la manga pastelera, decoramos nuestros cupcakes (totalmente fríos) y los finalizamos con un huevo de Pascua.


Que aproveche!!!


Besos

Flan Patissier

Esta vez vuelvo a traeros otro clásico de la pastelería, el “Flan Patissier” o “Flan pastelero”


Si te gusta la crema pastelera esta tarta te va a encantar!!


Lo bueno es que le puedes añadir fresas, frutos secos, frambuesas, manzana, chocolate o coronarlo con nata...Mmmmmm!!! Hay tantas posibilidades!!


La base de masa quebrada en esta receta la he hecho yo, es muy fácil de hacer, pero si no tenéis tiempo o ganas también podéis usar las del super ;)


Ingredientes: (molde de 20 cm)

Para la masa quebrada
  • 60 gr de mantequilla sin sal muy fría
  • 175 gr de harina
  • 1 pizca de sal
  • 60 gr de azúcar
  • 1 huevo + 1 yema de huevo
  • 1 huevo batido con un poco de leche para pintar la masa.
Relleno
  • 400 ml de leche entera
  • 1 vaina de vainilla o esencia de vainilla
  • 100 gr de azúcar
  • 2 huevos + 1 yema de huevo
  • 50 gr de maicena
  • 80 ml de nata para montar

Elaboración:

Primero vamos a hacer la masa quebrada, para ello colocamos la mantequilla entre dos trozos de papel de horno y la aplastamos con el rodillo hasta tener una plancha de unos 5 mm.
Reservamos en la nevera hasta el momento de usarla.


Ponemos la harina en un bol, añadimos la pizca de sal y mezclamos.
Agregamos la plancha de mantequilla partiéndola en trocitos y haciendo migas.
Os recomiendo que siempre tengáis la mantequilla cubierta de harina, así no se pegará tanto en las manos.


Añadimos el azúcar y la mezclamos con la harina, a continuación agregamos el huevo y la yema e integramos con una espátula o rascador, también podemos hacerlo con las manos, pero es un pringue.


Una vez que los huevos queden mas o menos integrados comenzamos a amasar con las manos, debemos amasar hasta que la masa se despegue de las paredes.
En ese momento la pasamos a nuestra mesa de trabajo y seguimos amasando hasta tener una masa lisa y uniforme.


Envolvemos en film y dejamos reposar en la nevera como mínimo 1 hora, aunque lo ideal sería dejarla toda la noche.
Si tenemos mucha prisa podemos estirarla con el rodillo, envolver en film y dejar 30 minutos en el congelador.

Os dejo un vídeo que he hecho sobre este proceso.
Estoy experimentando para ver si puedo grabar algunos procesos.
A ver que os parece la idea.


Pasado el reposo, engrasamos nuestro molde (mejor si es desmontable) y enharinamos levemente nuestra mesa de trabajo y nuestro rodillo, estiramos la masa hasta que tenga el grosor aproximado de medio centímetro.
Pasamos la masa quebrada al molde y lo vamos acomodando con las manos sin estirar. Los bordes que sobren no es necesario quitarlos, en esta receta los cortaremos al final.
Dejamos en el congelador mientras nuestro horno se calienta a la temperatura de 190º.
Cuando nuestro horno este precalentado, tomamos el molde y ponemos un trozo de papel de horno encima de la masa y le colocamos peso (habichuelas, arroz, garbanzos...).


Horneamos durante 20 minutos, pasado este tiempo, sacamos el molde del horno, pinchamos el fondo con un tenedor, pintamos toda la masa con el huevo batido y volvemos a hornear 10 minutos pero esta vez sin el peso.


Una vez horneado la dejamos enfriar sobre una rejilla, sin desmoldar.

Para el relleno, pondremos nuestro horno a 180º.
Cortamos la vaina de vainilla por la mitad a lo largo y con un cuchillo rascamos las semillas.


Ponemos en un cazo la leche, la ½ del azúcar, las semillas de vainilla y la vaina y la llevamos a ebullición.

Mientras tanto en un bol batimos los huevos y la yema con la mitad restante del azúcar, añadimos la maicena (yo la tamizo aunque no es necesario), batimos hasta integrarla y, finalmente, agregamos la nata y batimos nuevamente unos segundos.


Cuando la leche que tenemos al fuego hierva, retiramos la vaina de vainilla y vertemos la leche sobre la mezcla de huevos sin dejar de batir.
Pasamos de nuevo el relleno al cazo y calentamos a fuego medio-bajo, sin dejar en ningún momento de batir hasta que haya espesado.

Pasamos el relleno a la base, podemos llenarlo hasta el borde pues el relleno solo sube un poco al final del horneado, pero luego vuelve a bajar.
Horneamos durante 40 o 45 minutos.

Una vez horneado lo dejamos enfriar completamente sobre una rejilla. Una vez que esté frío, con un buen cuchillo, cortamos los bordes sobrantes a ras del relleno.


Y listo!!
Espero que disfrutéis de esta tarta tanto como yo :)



Besos
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...